jueves, enero 14, 2010

El mapa personal

Bastantes años después de la invención de la fotografía, la foto carnet impuso su dominio como un instrumento oficial de reconocimiento. Sólo el rostro y los hombros. Barthes observa que el retrato es un documento que constata incluso nuestra existencia. Yo soy ésta/éste. Fíjate tú, acéptalo. Me encamino a una reflexión sobre la manera borrosa con la que solemos tener en cuenta los orígenes de las cosas. En lo que toca a la foto carnet, obviamos que su reinado no ha sido de siempre. No. Y que por lo mismo cabría pensar en un cambio de rumbo. Lo sugiere un párrafo de ´La mente de par en par´, libro del estadounidense Steven Johnson que como suele decirse, demuestra que el futuro ya está aquí. Anota Johnson que no debe existir un mayor truco de magia de la naturaleza, que la capacidad del cerebro humano para crear la sensación de ser un Yo unificado cuando en realidad somos muchos al mismo tiempo. A la luz de los conocimientos actuales, entiéndase mediciones con una tencología refinadísima, nuestras neuronas están organizadas en módulos cuya característica principal es constituir una ´trama increíblemente compleja de relaciones y vínculos, tejida por nuestros genes y nuestras vivencias´. A tomar en cuenta que se dice lo mismo desde Nietzche pasando por Freud, pero que la voz actual es la de la neurociencia. Bueno pues, la asociación si quieren desorbitada que se me antojó es que si por una parte somos un Yo que coordina las acciones ¿el del carnet?, pero a la vez nos habitan otros Yos; en adelante podría implementarse un registro más revelador de nuestro ser. Así, en el mismo formato del 35 x25 mm de la foto carnet, llevaríamos en el bolsillo el mapa del comportamiento eléctrico de nuestro sistema neuronal. Un mapa personal. Por cierto, habría que elegir un estado patrón de nuestras reacciones. ¿El mapa de cuando pensamos, deseamos, amamos, odiamos, creemos, rechazamos, maniobramos, descansamos, disfrutamos, sufrimos o soñamos? Por el contrario, ¿no sería sino tal diversidad nuestro mapa personal?
Imagen: Lee Yeun.