lunes, marzo 08, 2010

Fantasmas en diálogo



´Lo que otros no ven´ primera novela de Sylvia Núñez del Arco, describe un par de situaciones en los que Lucía a punto de cumplir veinte años, comparte el swing de su generación con Manuel, un tipo con edad como para ser su padre. Me interesó el nombre de un rockero: Mika y bajé de la Red su sencillo ´Grace Kelly´ que acabo de escuchar. Ajá. Pero la autora apunta al ojo y no al oído del lector. Desde el título da a entender su preocupación por las retinas desatentas de padres, profesores y en general del sector acomodado en que se mueve. Su afán superlativo es hacer cumplir normas. Simulan estar  adaptados a un mundo de convenciones con el que incluso ellos mismos no están satisfechos. Serían menos ciegos si disminuyen su afán de reprimir y censurar. Manifestaran por ejemplo, mayor interés por la subjetividad y el mundo interior. Habría que considerar que la fórmula institucional del momento, refrendada por los medios de comunicación para todos los sectores sociales, aquella de no te compliques y ¡apunta al éxito!, es de tan dudosa como una moneda limada. Por lo demás, hay ritmo en los diálogos de la novela y verosimilitud en el desconcierto de la protagonista que se lanza a vivir su confusión. Del lado de la psicología, Lucía evidencia sensibilidad y criterio al analizar a Manuel Lindley. Dice: “Manuel, ese hombre que se presenta en la televisión como alguien divertido, gracioso y ágil, que esconde mucha tristeza e inseguridad en el fondo. Ese hombre que cuando hay un lente frente a él se transforma y suelta frases llenas de convencimiento. Un hombre con varias personalidades. Alguien que escribe cosas crudas y crueles cuando algo le duele, y a pesar de eso, no puede librarse de los fantasmas de su pasado”. Ojalá que al encontrar sentido a su quehacer de escritora, Sylvia logre aquietar esos fantasmas que nos acompañan a todos. Hasta se puede entablar un diálogo con ellos...
 
Imagen: Henry Fuseli.