miércoles, noviembre 26, 2008

Me voy a dedicar a ser santa















Llegué a las pinturas de la mexicana Marianela de la Hoz como quien va de pesca. Volví de mi expedición con un cesto de imágenes poéticas. Por esos días pensaba en una situación difícil y no me decidía a hablar sobre ella. El hallazgo me libró del relato de una mujer que tenía miedo de dejar a su pareja. Había comenzado  a darse cuenta de que él le expresaba solo una creciente indiferencia. Vivía  la situación como un enorme maltrato psicológico, pero no podía dar el primer paso, aunque llevaba junto al hombre sólo un año y pico de convivencia. El fulano no le decía  tampoco nada respecto a separarse, como si ella le fuera necesaria ¿para qué? Tiemblen los cielos de quienes no gustan de las teorías psicológicas: ¡para demostrarle que no existe! El juego perverso (yo existo si te hago bullyng o si tú no tienes un lugar)  se mantenía. Ella parecía darse cuenta de la magnitud de su quiebre emocional, pero tenía miedo. ¿De ser? 

Las pinturas de Marianela de la Hoz como digo, me aliviaron de la historia. Será que a pesar de los dramas que pudieran encerrar los pequeños mundos de cada uno de sus personajes, se ve en ellos una cuota de ironía. Antes que ese quiero pero no puedo de la vida real, los retratados parecen lanzar un así me he puesto a vivir y así vivo.

Los títulos de las obras de la artista que trabaja en formatos pequeños transmiten lo suyo: Me voy a dedicar a ser santa. Mejor que la liposucción. Huelo el interior vacío de los muertos. Flautista. Reunión de artistas contemporáneos ( formatos de 8,9,10,12 cm de alto).

Imágenes: Marianela de la Hoz (Mexico D. F. 1956).