lunes, julio 02, 2007

Censura en Lima

La marea: Un par de dibujos de un humorista gráfico, Piero Quijano, molestan a un general local. El lugar: Con la salvedad de que las imágenes del artista habían sido ya publicadas en distintos medios de comunicación, iban a exponerse en un local del INC (Instituto Nacional de Cultura). Los funcionarios: Sin reflexión de por medio (me arriesgo a pensar que así fue), se identifican con las iras del general y comedidos, retiran los dibujos motivo del prurito. La médula del asunto: A juicio del oficial de alto rango, es censurable hacer mofa de ciertos temas: el ejército, el presidente, o una política gubernamental. La contra marea: El artista retira su muestra del local del INC y un sector de opiniones identificadas con la libertad de expresión hacen circular su protesta. Los dibujos: El colectivo de artistas "La Culpable", al que pertenece Quijano, abre sus puertas a su exposición. No olvidan identificar al INC como Instituto Nacional de Censura. Tarea pendiente: Analizar el expediente con miras a difundir el papel que cumplen las imágenes en un sector más amplio de la opinión pública. Lo mío: Me aúno a la protesta. Antes que intercambiar agravios del tipo tú y tu mamá son fascistas, habría que hacer ver la función del arte en el país. A no dudar, debemos librarnos de la patología de un poder que no tolera competir siquiera con un lápiz y un papel. Otras veces puede ser con un pincel o una espátula.
Imagen: Afiche de convocatoria a la nueva muestra.

7 comentarios:

Franco dijo...

Es una verguenza ver como en pleno siglo 21 la censura siga ocurriendo en una forma tan directa. Obviamente, esto tenía algo que ver con el ejército, una institución que si bien es admirable e intenta estar de acuerdo con la modernidad, aún tiene miembros que siguen viviendo en los 60s.

Carlos el baterillero dijo...

Hola Lichi

En mi opinión, tolerancia es la virtud, de la que seguimos teniendo deficiencia.

Saludos
Carlos el baterillero

Lichi Garland dijo...

De acuerdo Carlos. Y pensar que en el imaginario del tránsito local se haya impuesto el lema aquel de "Tolerancia cero". ¿No confundirá más a nuestro ya tumultuoso inconciente?

Lichi Garland dijo...

Franco hoy me refiero a la censura, no tan del pasado.

Anónimo dijo...

Sigo pensando... depende de lo que se tolere...
Tolerar la diferencia, la crítica, la opinión distinta...
No tolerar la censura arbitraria, el abuso del poder...
Mi hijo se reía ayer a carcajadas escuchando a Homero Simpson decir: No tolero la intolerancia!!
Pero creo que el `personaje tenía cierta razón...
beso a Lichi
Olga

Lichi Garland dijo...

Estamos de acuerdo en que no se puede tolerar ad infinitum.Se trata de aceptar las reglas de la tolerancia. Si yo, tú, ellos y vosotros lo hacen, estamos bien. Aquellos que no juegan el juego que se las vean con Homero Simpson.

Lichi Garland dijo...

Estamos de acuerdo en que no se puede tolerar ad infinitum.Se trata de aceptar las reglas de la tolerancia. Si yo, tú, ellos y vosotros lo hacen, estamos bien. Aquellos que no juegan el juego que se las vean con Homero Simpson.