viernes, julio 20, 2007

Mama Africa

Todos somos africanos, comenta ayer en una breve nota de su portada el diario "El Comercio". Se ocupa de un informe de la revista "Nature", respecto a una investigación de la Universidad de Cambridge. Un grupo de científicos que midió los rasgos óseos de seis mil cráneos de distintas partes del planeta, considera que su trabajo refuerza la hipótesis del origen común de la especie humana. Todos venimos de Africa, punto para Cambridge, cero para quienes afirman que el Homo Sapiens evolucionó en distintas partes del mundo. Me llamó la atención la última línea del artículo: ¿Si somos uno por qué nos dividimos?

Como lectora atenta estuve al borde del colapso por la manera de combinar un dato de relevancia científica con una reflexión de ese sentido común que nunca es tan común. Es palpable que la interrogante corresponde a otro orden de cosas. No tenemos en general respuesta sobre el caso omiso que la Civilización Occidental y Cristiana hace de cualquiera de los diez mandamientos. A todas luces, el amor a la especie y el temor de Dios no son las premisas de los gobiernos.

El afán de banalizar que abriga cierto periodismo, resulta a mi entender antieducativo. Como si la seriedad se considerara un defecto y todo dato austero fuera en consecuencia enemigo del lector, se recurre a la criollada. A ver que podría ocurrir si en cambio se menciona a Freud en "El por qué de la guerra" (1932). El creador del psicoanálisis escribió este artículo en respuesta a Einstein quien le había manifestado su interés con una pregunta: ¿Qué podría hacerse para evitar a los hombres el destino de la guerra?

La conclusión del vienés es alentadora. La actitud cultural y el fundado temor a las consecuencias de la guerra futura, serían los caminos para abrir una actitud distinta a la humanidad. Más de medio siglo después, podemos decir que de los horrores recientes estamos al tanto y que de donde seguimos cojeando es del lado educativo.

A fin de cuentas tengamos o no un tronco común como especie, urge que Mamá Prensa participe en el hecho de educar.

Imagen: Romuald Hazoume