martes, marzo 18, 2008

El arte para el conde Tolstoi


Leo Nikolaievch Tolstoi (1828-1910) autor de “La guerra y la paz” y “Anna Karenina”, dos de las más grandes novelas de la literatura rusa, tuvo un particular interés en analizar el futuro del arte. Aunque nació aristócrata, pidió cuentas a su clase y a la burguesía. Acusaba a los poderosos, a los que no vaciló en llamar ´delicados´, de imponer su gusto al pueblo y de perpetuar un arte falso. La búsqueda de la belleza y el placer no podía engendrar un arte verdadero.

Tolstoi se explayó sobre el tema en: ¿Qué es el arte? , texto que publicó en 1880 con el perfil de un manifiesto moralista y utópico. Su lectura es ilustrativa como referencia de una época que se rebelaba ya contra el canon de las Bellas Artes tal como lo había concebido Charles Batteaux. El autor había señalado un siglo antes antes (1740) que la pintura, la escultura, la poesía, la música y la danza eran artes imitativas que recreaban la belleza. Alrededor de 1900 ambos objetivos terminaron de diluirse. Las vanguardias artísticas dejaron en claro que ese no sería ya el camino del arte del siglo XX.

Volviendo a Tolstoi, el ruso relata su entrada a una función de ópera. Había llegado tarde, de modo que para ubicarse en su butaca se desliza entre bambalinas. El recorrido lo hace testigo del nerviosismo de los operarios. Queda claro que la función exige ponerse a la altura del perfeccionismo del director, y que el personal de la producción tiembla ante la posibilidad de cometer algún error. Tolstoi se pregunta si vale el esfuerzo. Recuerda la dedicación que deben desplegar desde muy temprana edad cantantes y bailarines y vuelve a preguntarse si tal dedicación tiene algún sentido.

Se dice que todo arte gira en torno a la belleza, observa, pero el terreno es confuso. Tratadistas de distintas épocas no han logrado ponerse de acuerdo sobre el concepto. Unos han vinculado lo bello a la metafísica y en esa medida han creído que el arte abría las puertas hacia dios. Otros han valorado el gozo estético, concepto tampoco bien definido... continúo mañana.