martes, agosto 14, 2007

Hechizo auditivo

Las sirenas. ¿Por qué el temor de los griegos a estas criaturas? ¿En qué residía su poder para que Ulises, el personaje de Homero en "la Odisea", tuviera que pedir a su tripulación que lo ataran al mástil de su barco al acercarse a la isla donde habitaban las seductoras? Más aún, los marineros no debían hacer caso a su debilidad en el caso que les pidiera ser liberado.

Sloterdijk el filósofo de "Esferas" señala que el mundo griego aprendió a temer sobre todo al hechizo auditivo. Discurre luego sobre las características del oído en tanto representa el órgano de la entrega confiada y se refiere al éxito de las sirenas. Hacían sucumbir a los viajeros con su canto porque cantaban desde el lugar del oyente. Es decir, interpretaban lo que el viajero deseaba exactamente oir.

Dice el filósofo: "La música de sirenas descansa en la posibilidad de ir un paso por delante en la expresión de su anhelo (...) como si el poder introducirse en el oído que sueña en sí mismo, de los hombres no fuera para las sirenas ninguna intuición que casualmente consiguiera su meta, sino una psicotécnica dominada virtuosamente".

En la vida actual, los cantos de sirenas apelan al ego del oyente para metérselo al bolsillo. Se aprende a resistir.

2 comentarios:

Carlos el baterillero dijo...

Hola Lichi

Todavía no me acostumbro a esta nueva versión de tu blog...debe ser algo así como la nostalgia, de sentirse siempre mejor, con lo ya conocido.

Mencionas lo del canto se sirena...creo muchos políticos hacen uso de este ardid, durante el periodo de campaña electoral.

Aacabo de leer un libro: Alamaut. El líder, menciona que crea fábulas e historias, que la gente espera con ansias escuchar.

Termino con esto...recuerdo que una vez, me sentí estremecer, cuando escuchaba el hablar a una chica vía teléfono...me dije, si así fuera el hablar de las sirenas, pues que me desaten del mástil del barco.

Hoy...más de una vez, la voz de mi esposa, me ha estremecido...que suerte el haber cruzado mi destino con el de ella.

Saludos
Carlos el baterillero

Lichi Garland dijo...

Hola Carlos, que interesante eso de Alamaut,¿me das más datos? Sobre sucumbir a tentaciones irresistibles, creo que suena mejor como licencia poética.Y del formato, ojalá se te haga pronto el ojo. Saludos.