martes, marzo 27, 2007

Cuando la voz sale adelante

Ayer estuve con Pilar Núñez actriz y maestra de teatro que hasta canta y baila, y hoy se celebra el día internacional del Teatro. Aprovecho pues, de poner estas líneas. La cosa es que charlamos y me interesó experimentar en carne propia algunos de los ejercicios que usa Pilar en sus talleres sonoros. El objetivo es convertir la voz en una afiatada herramienta de expresión. No está además advertir que la aventura, que se inicia con la respiración y se acompaña con uso de ruidos, onomatopeyas y hasta gritos propios, no rinde beneficios sólo a la gente de teatro.

El empeño para lograr que la voz salga adelante exige dejar las inhibiciones a un lado, confiar en la autoexploración y seguir a la maestra. Pilar comienza dando la pauta con una onomatopeya que debo repetir un rato hasta crear otro sonido. La maestra repite entonces lo que yo hago. De pronto es un tono el que hay que reproducir mmm... y a continuación acompañarlo de un movimiento. Prolonga ese sonido con el cuerpo, dice Pilar.

El juego de voces y sonidos recuerda enormemente al juego infantil y resulta por tanto un riesgo para algunos adultos más que para otros. ¿Y la formalidad, y la distancia, y el temor al ridículo? Vencidas esas barreras aparece, doy fe, una energía inexplorada. Agreguen la sensación de estar vivo/a.

Pilar me cuenta que ha usado su habilidad sonora como defensa personal. Una noche que unos ladrones entraron a su casa comenzó a emitir unas frecuencias vinculadas a su aprendizaje de cantos shamánicos. ¡Para congelar la sangre! Los amigos de lo ajeno salieron disparados. En otra oportunidad trataban de asaltarla en la calle y se le ocurrió recitar el diálogo de las brujas de Macbeth. ¿Adónde yendo hermana? ¡A matar puercos hermana!

¡La expresión de su rostro!

Un mundo increíble...lleno de una vida absolutamente desconocida. Dirán ustedes que la paso bien y es verdad. ¡Feliz día teatro!

2 comentarios:

Eloísa dijo...

Ay, el mundo de cómo colocar la voz, proyectarla..., apasionante, pero no fácil. Yo estudié interpretación varios años y eran de las clases más difíciles. ¡Feliz día del teatro! Y a seguir disfrutándola. Ah, que 'Art', creo que fue ayer cuando hablabas de ella, aquí fue todo un éxito, me acuerdo de que nos dio para hablar mucho sobre los precios desorbitados que se pueden llegar a pagar por algunas cosas, tanto por un cuadro como por fichar a un jugador de fútbol determinado, precios estridentes viendo la distribución real de la riqueza. Ponerle precio a algo no es fácil, en Economía suele depender de la escasez del bien y de si es un bien de primera necesidad o de lujo; pero los precios de los bienes de lujo son más que desorbitados en el mundo actual. Besos, Eloísa

Lichi Garland dijo...

Qué sorpresa Eloísa. Ojalá te animes a colgar tu voz en www.evoca.com. ¡De pronto radializamos los blogs! El tema de la colocación de la voz coincido, es dificilísimo. De lo que disfruté fue del ejercicio en plan lúdico para soltar el mundo interior (esos ruiditos).
El tema de los precios en el arte me suena a un "saberla hacer" para hacer desear el producto y más nada. La lógica del merecimiento y el precio justo salen sobrando. Muchos cariños.