viernes, septiembre 05, 2008

Rumbo al este

Ultimo día en Yokohama, Japón. El jet lag me la jugó definitivamente en este viaje. Solo anoche funcionó el descanso que me impuse, aunque no tuviera un deseo de dormir natural. Hoy me anima vislumbrar un retorno menos pesado si lo mido en las horas que debe permanecer un viajero en el aire. El tramo Dallas-Narita contabilizó a la venida trece horas, mientras que a la inversa tiene una duración de once horas mas cuarenta y cinco minutos. Cosas de la rotación de la tierra que le dicen. En cualquier caso, toca distribuir actividades que hagan llevadero el mantenerse en un asiento de avión. Desde ver alguna película, de venida elegí nada menos que El Ciudadano Kane, y para leer´La invención del arte´ texto del profesor norteamericano Larry Shiner, que no pudo venirme mejor para recorrer las salas del Museo de Arte Moderno de Yokohama. Un interés visiblemente surrealista enlaza los lienzos que decoran sus paredes. Dali, Magritte, Max Ernst y Paul Delvaux. Una mujer de Picasso sentada en un sillón es punto y aparte y en cuanto a los volúmenes, disfrute de dos piezas de Izamu Nogushi, una de Brancusi, una de Girogio de Chirico, asi como otra de Magritte titulada Madame Recamier. Sin dejar de mencionar dos de Dali, Mujer con cabeza de rosas, super.

Las dos salas de arte tradicional japonés me resultaron gratas, en particular una en la que me deje guiar por los colores entintados de las cabelleras de sus personajes. Las figuras suelen ubicarse en un primer término sin dar mayor importancia a la perspectiva usual en Occidente... Me voy.








Imágenes: Interior de un centro comercial con escultura de niño, Dali y Sata Yoshiro 1978.