martes, octubre 21, 2008

Que nadie se evada



Se suele hablar de evasión para referirse a un no querer enfrentar la realidad de un modo racional. Cuando menos resulta curioso que la palabra evasión pueda también usarse para decir todo lo contrario. Es decir, para aludir al temor que nos obliga a dejar de lado la imaginación en el afán de dejarnos guiar por la idea en la que hemos sido educados. La de buscar respuestas sólo con el cálculo. Grave error si como dice Racionero en "Filosofías del Underground", la vida no es un problema a resolver sino unas vivencias a experimentar.

"La cuestión no estriba en seguir haciéndole preguntas racionales a la vida, ni en seguir empeñándose en que el mundo actúe según una lógica racional; porque esto es una actitud paranoica nacida del miedo a la vida y a la imparcialidad de la naturaleza. La actitud mental consiste en buscar intensamente la experiencia, vivir las situaciones con la mente abierta, tratando de aprender por experiencia cuál es la ordenada irracionalidad del mundo. ¿Por qué tanto miedo a lo irracional? ¿por qué nos asusta el flujo de la vida y necesitamos aferrarnos a las ilusorias esencias inmutables del racionalismo? Detrás del miedo al cambio está el miedo a la muerte. Sería prefrible menos cartesianismo y algo más de gozo ante el misterio de la vida".
De Jorge Guillén: "Ser nada más. Y basta/Es la absoluta dicha".

Cita de: Luis Racionero en "Filosofías del Underground".
Imagen: Bruce Conner.