lunes, abril 14, 2008

Color, no dibujo


Me preguntaba si hacer énfasis en la importancia que comenzó adquirir la fotografía a inicios del siglo XX ante estudiantes que se mostraban inclinados al realismo, podría ayudarlos a comprender el uso del color en Mattise.

El estilo del pintor que un crítico calificó de salvaje o propio de las fieras, fue en buena medida una contrapropuesta a la precisión de las imágenes que se obtenían con la cámara. La intención fauve hizo a un lado el realismo y apuntó de manera intuitiva a la expresión de la subjetividad con la consecuente descarga de emociones.

El uso de colores primarios en la superficie del lienzo y el empleo de líneas ondulantes y gruesas, así como el prescindir de la perspectiva y del uso del sombreado fueron los rasgos sobresalientes de su pintura.

Si el fauvismo como grupo tuve su auge entre 1905 y 1908, la obra del Matisse independiente siguió el mismo camino hasta un año antes de su muerte ocurrida en 1954. Le debía tanto a sus predecesores, Van Gogh y Gauguin como a las estampas japoneses y al arte africano.

Imágenes: Matisse, 1904,1927,1947.