martes, abril 08, 2008

Hacia la obra maestra desconocida


Decidí darle una forma aunque fuera vaga a Frenhofer, el pintor que imagina Balzac en "La obra maestra desconocida". A fin de cuentas los otros dos personajes del relato existieron en realidad y más que sus retratos s puede consultar sus obras. Me refiero a Frans Porbus y a Nicolás Poussin ambos artistas del siglo XVI que Balzac tuvo a bien inmortalizar en 1831, al convertirlos en protagonistas de un relato que toca aspectos centrales de la experiencia estética. Un material privilegiado para pensar la pintura desde la literatura.

La historia se ubica en 1612 cuando Porbus recibe en su taller a Frenhofer. En ese preciso momento, Poussin que es todavía muy joven se pasea afuera sin decidirse a tocar la puerta del maestro. Quisiera decirle que lo admira y pedirle que le permita contemplar su trabajo. La oportunidad le cae del cielo cuando la puerta se abre y se cuela. Por un buen rato Porbus cree que los dos visitantes han venido juntos.

La conversación se inicia animada por Frenhofer, que comienza a despotricar de aquellos artistas que se contentan con plasmar una correcta técnica en sus obras. Su más grave error es olvidar que el arte debe contener vida, o lo que es lo mismo un hálito misterioso. A estas alturas Poussin ha sido descubierto, pero al mostrar su talento es aceptado por sus colegas. Se convierte así en testigo de la declaración de Frenhofer: Hace ya diez años que pinta la obra maestra que ha visto sólo él y que guarda celosamente en su taller.

Los pintores se despiden, ideas van ideas vienen, la amante de Poussin, una mujer de belleza excepcional pone lo suyo en la dinámica y así. Sucede que el interés incontrolable que ha provocado Frenhofer en Poussin, hace que éste anime a Porbus para entrar a hurtadillas al taller del viejo pintor y descubrir lo que tenía de inefable la producción de Frenhofer.

Lo que descubren es que... si les interesa leer el cuento de Balzac les dejo la dirección. Quiera que no, con estas líneas me sumo al misterio de la obra maestra desconocida...