martes, febrero 12, 2008

Juegos gráficos

El poeta Valery llamaba "profesiones delirantes" a las actividades que tenían como materia prima la incitación a imaginar. Hoy las calles, y no sólo los museos y galerías son territorio de la exploración creativa. Un sí al juego que aplaca el temor a cuestionar el consenso de lo que es. Una manera de ensanchar los límites cotidianos.