viernes, febrero 29, 2008

Asociaciones y más asociaciones








Suelo abrir ventanas en la PC y en una versión muy a lo Windows dejarme llevar por la asociación libre. Que tan libre sea podríamos discutirlo. Mi exploración se inicia con un tema puntual de mi interés por el arte y la cultura. Tengo a mano una bitácora tradicional: una libreta y un lápiz con los que anoto nombres o alguna idea para posteriormente esbozar la síntesis de mi errabundez. Diría sin embargo que no me viene mal naufragar de vez en cuando en el ciberespacio. Me pasó hoy que comencé en Altamira, las cuevas del Paleolítico Superior ubicadas en la Cantabrica española. Recuerdo que la punta del lápiz se quebró cuando me daba con una caricatura de Darwin. Olvidé entonces las anotaciones, eso fue, porque tajador tengo. Lo que sigue es medio neblinoso. Apareció en mi pantalla el Catoblepas, (una fiera de andar perezoso porque tiene la cabeza sumamente pesada. Sólo puede mirar al suelo y menos mal porque si mirara a alguien a los ojos éste caería fulminado, cuenta Borges a propósito de la historia recogida por Plinio). A continuación abrí la página de un ateo. Curioso que sus crónicas abordaran todas el tema de su escepticismo religioso. Me aburrió. Luego tuve en la pantalla a Pascal, el filósofo y matemático de los "Pensamientos"("Bogamos en un vasto medio, siempre inciertos y flotantes, empujados de un extremo a otro...Nada se detiene por nosotros. Es el estado que nos es natural, y, sin embargo, el más contrario a nuestra inclinación; ardemos en deseos de encontrar una sede firme..."). Cuando miré el reloj reparé que hacía rato debía haberme alejado de la PC para atender asuntos domésticos. Decidí entonces dejarles un rastro de mi psique en imágenes, tal vez un punto de partida para que ustedes generen asociaciones y más asociaciones.