martes, febrero 19, 2008

Sobredosis de belleza


La psique es generosa en sus manifestaciones y debemos suponer que tanto para expresar salud o enfermedad. Sin embargo como ha ocurrido desde los tiempos de Freud, la práctica clínica es responsable de hallazgos que dan luz sobre aspectos de la psique humana en general. Lo dicho para mencionar un síndrome vinculado a la exposición a la belleza descrito hace ya casi tres décadas por la italiana Gabriela Magherini. La psiquiatra y psicoanalista es miembro del staff de especialistas del hospital Santa María Nuova en Florencia.

El informe de la también profesora, se basó en cien casos de turistas que tras visitar la ciudad identificada como la cuna del Renacimiento y abrir seguramente mucho los ojos al recorrer sus templos y galerías, manifestaban síntomas diversos: vértigo, palpitaciones, e incluso una confusión próxima al estado de pánico.

Tras un seguimiento minucioso la psiquatra italiana debió evocar "Un viaje de Milán a Reggio" texto de Sthendal en el que el francés describe haber experimentado tales síntomas. En el año 1814 el autor de "Rojo y negro" recorría la Basílica de la Santa Cruz en Florencia, en verdad un espacio privilegiado que reúne a Cimabue, Giotto, Bruneleschi, Donatello y Vasari entre otros, cuando se vio sobrepasado por tanta belleza. El rigor científico de Magherini no le impidió rendir tributo al arte, así que bautizó el mal como "Síndrome de Sthendal".

Vaya. Quisiera conseguir la película de Darío Argento del mismo nombre. Una mujer que padece el "Síndrome de Sthendal" se queda encerrada en la Galería de los Uffizi con un asesino en serie. ¿Qué la pondría más enferma, la sobredosis de belleza o la perspectiva de ser seccionada en trocitos?

Imagen: Basílica de la Santa Cruz en Florencia.