viernes, junio 01, 2007

Entre Wilde y la oreja de Van Gogh


Pensaba en las diferencias entre el artista y el político cuando cayó en mis manos un texto de Oscar Wilde. Les dejo un breve párrafo de "El crítico como artista" acompañado de una imagen de la película "El retrato de Dorian Grey". Hoy debo correr.

Dice Wilde: "Lo que queremos es gente poco práctica, que vea más allá del momento y que piense más allá del presente. Los que intentan guiar a la gente sólo pueden hacerlo siguiendo a la muchedumbre. Los caminos de los dioses sólo pueden ser hollados por la voz de quienes gritan en soledad".

La reflexión de Wilde poco tiene que ver con las reivindicaciones de un pintor con el que conversaba hace poco. El artista enfilaba supongo, contra la carga que significa para muchos todavía, la imagen del artista como un ser fuera de las cosas y sufriente. "A mí tiene que preocuparme el mercado", me dijo. Y supongo que haciendo un chiste agregó, "no me voy a cortar una oreja como Van Gogh".

2 comentarios:

M. Astarloa dijo...

¿Qué quiere decir exactamente Wilde con esa cita?

Gracias y un abrazo

Lichi Garland dijo...

Pienso que Wilde traza una línea entre el artista y el político. El primero busca en sí la intensidad de todos los hombres. Se acerca con ello a los dioses.El segundo busca en los hombres una intensidad que no encuentra en sí mismo. Hace un monotema del poder. En exceso romántico. Para vivir en sociedad necesitamos tanto a quienes conducen como a quienes nos hacen soñar. ¿Cómo encontrar el justo medio a las maneras de cada quien?