martes, agosto 05, 2008

El ojo en caos

Estuve en el teatro hoy y como el ojo se me quedó falto de forma, si acaso puedo decirlo así, al volver a casa comencé a mirar fotografías. A mi juicio la pieza "Encuentros perdidos" que se estrenó en la Alianza Francesa tuvo no sólo momentos logrados, sino una buena actuación. Valoré la iniciativa de recrear textos de la literatura local tomándolos como punto de partida para la interpretación imaginativa. ¡Super! Lo que me desconcertó fue la falta de atención en los detalles puestos en escena. Los objetos que servían a cada personaje para iniciar el viaje hacia su texto podían haber sido colocados en consideración a una proporción y a una línea. Parecían en cambio, reflejar el desinterés de los responsables de la puesta en escena en lo que convencionalmente se llama las formas, para dar prioridad en cambio, a lo que se identifica como el contenido. Me siento bastante más complacida en el papel de espectadora, cuando la estética se arma como una totalidad. Agregaré que la iluminación pudo cumplir, salvo la escena de inicio y la final, un papel no sólo funcional.






Así las cosas, abrí mi archivo de imágenes como les digo, y me quedé con éstas. Las dos en blanco y negro pertenecen a la historia de la fotografía y la última a un fotógrafo vinculado a la moda. Cierto que mi búsqueda de orden y proporción puede que también que haya tenido que ver con el desorden que se vivió hoy en algunas calles de Lima. Hacia la una de la tarde una marcha con objetivos políticos convirtió no sólo el tráfico de San Isidro, sino la vida en un caos. Sumen ustedes, caos más caos ¡uf! El arte cumple a veces sí y a veces no como una legítima evasión. ¿Uno lo nota, no?

Imágenes:Man Ray (1890-1976), Rudolph Koppitz (1884-1936), Gabriel Rocca.