lunes, agosto 18, 2008

En su cielo


Hay desconsuelos hondos. Hoy toca corroborarlo tras el fallecimiento de Constantino Carvallo Rey, director del colegio ´Los Reyes Rojos´, un hombre que dedicó su vida a educar y que vivía ilusionado con su vocación. He retomado las palabras de Luis Jaime Cisneros en el prólogo de las "Tribulaciones de un maestro desarmado", libro sobre el diario educar que publicó Constantino en el 2005. Me enteré días atrás de que estaba en la clínica y por medio de alguien cercano le envié un aliento. Recibí de vuelta un beso de quien en su cama en la unidad de cuidados intensivos debía sentir que una parte de su cuerpo le fallaba. Constantino iba a ser sometido hoy a una intervención del corazón que no llegó. Lo recuerdo como el hermano de una amiga entrañable que falleció muy pronto. Frisábamos ambas la veintena, una época en la que no se suele tener presente la muerte como destino ineludible. La súbita desaparición de Constantino a sus cincuenta y cinco años es sin embargo también temprana, uno no entiende el por qué. Para iniciar el camino hacia el consuelo repaso algunos párrafos del libro que le había dedicado a su hermana: A Carmen en su cielo, dice allí el maestro. Quisiera decirle lo mismo con mis líneas. Me inspiro en la cita de Constantino a Pierre Sansot en su mismo libro: "Escribir, no para comprobar el propio talento o para decir algo al mundo o para ayudar a los semejantes a dar un sentido a su vida, sino para tratar de acercarse a uno mismo y no ¨desperdiciarse¨durante toda una existencia".

Imagen: del libro de Constantino Carvallo: ´Diario educar`, tribulaciones de un maestro desarmado¨por Mauricio Hamann. Ver el ¿Quiénes somos? del colegio ´Los Reyes Rojos¨.